El núcleo urbano de Alburquerque está declarado ZEPA con el objetivo de conservar la población nidificante de cernícalo primilla. Esta pequeña rapaz suele anidar en los tejados y mechinales de edificios antiguos y monumentales, mayoritariamente en el medio urbano. Está amenazado sobre todo por la restauración poco respetuosa de estos edificios.

La mayoría de los primillas de Alburquerque se reparten entre la iglesia parroquial de San Mateo y la iglesia de San Francisco. Ambos templos han sido restaurados, lo que podría haber terminado con las colonias de cernícalo primilla si no fuera porque se han tomado las medidas necesarias para salvaguardar la permanencia de estas bellas aves, al colocar cajas nidos especiales en los tejados y adaptar los mechinales.

Alburquerque Castillo de Luna Vivir Extremadura

Nos hemos acercado a Alburquerque para conocer de primera mano esta bonita villa y sus aves. Primero visitamos la iglesia de San Mateo, en cuyo tejado había algunos primillas junto a cigüeñas y palomas, observados a través del catalejo desde el encantador barrio gótico-medieval.

Como quedaba algo lejos decidimos acercarnos a la iglesia de San Francisco y el convento de la Madre de Dios anexo, alrededor del cual había más cernícalos primillas volando e incluso posados en ella y a menor distancia, por lo que conseguimos entrañables observaciones de esta simpática rapaz. Además, crían en este complejo monumental vencejos, palomas y estorninos negros. También vimos buitre negro y leonado, milano negro y águila calzada sobrevolando a más altura, y una cigüeña blanca posada en una cercana chimenea.

Para terminar la entretenida tarde de “urban birding” dimos un paseo por la muralla del impresionante castillo de Luna (SXIII), que constituye un mirador paisajístico y ornitológico fabuloso desde donde observamos, entre otras muchas aves, el roquero solitario, el escribano montesino y el escribano soteño.

Guadiana Internacional [Birding in Badajoz, Extremadura]

http://web.dip-badajoz.es/proyectos/guadiana_internacional/

Colaboraciones: texto y fotografía:  Godfried Schreur