“Hay cosas encerradas dentro de los muros que si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo”, Federico García Lorca.

Los muros del ayer sustentan el hoy y cimientan el mañana. El pasado no se distancia del ahora más que en por un mero tiempo mental, porque las piedras siguen ahí. Para enseñar y para conocerlas. Ofrecen una alternativa turística, otra manera de viajar en la que Extremadura tiene mucho recorrido; mucha historia. “Yo siempre he dicho que el turismo en Extremadura no tiene que ser exclusivamente rural…”, sostiene el director general de Desarrollo Rural, José Luís Gil Soto. Ya el año pasado, durante Fitur, habló sobre un nicho de turismo en la región, el turismo histórico. Y ahora le preguntamos: “Está comprobado con cifras que cuando se emite una serie de televisión rodada o relacionada con un punto concreto, o tiene éxito una novela que se desarrolla en una ciudad concreta, el turismo crece de una manera impresionante en esa ciudad o en ese entorno. ¿Por qué? Porque el viajero muchas veces no busca exclusivamente la belleza de un paisaje o la belleza de un monumento, sino también algún acontecimiento concreto que haya tenido lugar ahí. Y Extremadura tiene tal potencial no explotado desde el punto de vista histórico que yo creo que podría resultar incluso alarmante si se hace bien. Podríamos atraer a viajeros a Extremadura con el reclamo de la historia que serviría como un complemento a todo lo demás”.

Foto: Archivo Vivir Extremadura.

Foto: Archivo Vivir Extremadura.

Por ejemplo, Antonio Bueno, escritor de turismo, lleva meses trabajando para poner en marcha una ruta de Isabel la Católica aprovechando el éxito de una serie de televisión. También existen recreaciones de acontecimientos, de esos marcados en rojo en el calendario: la Batalla de La Albuera o la Ruta de los Ingleses nos recuerdan, cada mes de mayo, las huellas de la Guerra de la Independencia en la región, tanto al sur como al norte. La Literatura, por otro lado, empuja algunas iniciativas como las representaciones populares de El Alcalde de Zalamea, en Zalamea de la Serena, o, ¿por qué no?, el Festival de Teatro Clásico de Mérida. La fiesta de Los Conversos en Hervás recuerda el pasado judío de esta población… “No sé si existe un auténtico nicho de mercado del turismo histórico, pero pienso que se debería potenciar una oferta con recreaciones de hechos históricos o literarios que hicieran vivir a los turistas experiencias únicas”, apunta por su parte José Luís Martín Cabezalí, profesor de Administración de Empresas y experto en turismo. Sin duda Extremadura es rica en muros y en una historia, en muchos casos desconocida, que debe ser colocada en un primer plano. “Se tiene que potenciar la historia, pero no la de fechas o la política, sino la de personajes”, considera el historiador Feliciano Correa.Y es que el turismo puedo tener muchos apellidos -rural, gastronómico, monumental, ornitológico, etc.-, y en todos encaja y sobre sale Extremadura. ¿Por qué no en el turismo histórico? Los Reyes Católicos y Vasco Núñez de Balboa inician el camino.

Texto: Mª Ángeles Fernández

En Vivir Extremadura encontrarás información y noticias diferentes de Extremadura. (Reportaje publicado en el número 40 de la revista Vivir Extremadura)

onoce la Ruta de los Descubridores]