Las procesiones de Cáceres, Badajoz y Mérida, los ‘empalaos’ de Valverde de la Vera o la Fiesta de los Cerezos en Flor esperan al visitante en la región. Además, la Ruta de los Descubridores, una amplia oferta museística que va desde el arte de la Antigüedad hasta las últimas vanguardias artísticas, naturaleza en estado puro en el Parque Nacional de Monfragüe y el Parque Natural del Tajo Internacional, y una rica oferta gastronómica se unen en Extremadura a las fiestas propias de la Semana Santa para ofrecer al viajero diez propuestas únicas con las que disfrutar.

Empalaos Valverde de la Vera Semana Santa Extremadura primavera Vivir Extremadura

Extremadura ofrece un sinfín de posibilidades para pasar unos días en Semana Santa en los que combina naturaleza, cultura, gastronomía y, como dicta la tradición en esta época del año, procesiones y pasos que se sitúan entre los más destacados de España por su originalidad, participación y belleza. Por ello ofrece diez propuestas para todos los públicos con el único objetivo de desconectar de la rutina y descubrir la región.

La primera de las propuestas es la Semana Santa de Cáceres. Declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2011, se desarrolla mayoritariamente en el centro histórico de la ciudad, un conjunto artístico y monumental Patrimonio de la Humanidad. El marcado ambiente medieval que las cofradías muestran por las calles y plazas de Cáceres, entre adarves, murallas, iglesias, palacios y conventos, tiene su máxima expresión cuando el Cristo Negro, talla anónima del siglo XIV, sale de la concatedral de Santa María la Mayor en completo silencio, en la madrugada del miércoles al Jueves Santo, para realizar su procesión de penitencia intramuros entre la multitud que se congrega para verlo.

Por su parte, la Semana Santa de Badajoz vive su resurgir gracias al trabajo de las más de 20 cofradías. Con tallas de un valor histórico artístico indudable, obras maestras salidas de las manos de imagineros de gran renombre, fue considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2011.

Semana Santa nocturna Badajoz Vivir Extremadura

El encanto especial de contemplar a los cofrades que caminan sobre piedras romanas está entre los atractivos de la Semana Santa de Mérida. Reconocida como Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2010, destaca por la procesión y el vía crucis con la imagen del Santísimo Cristo de la O en el anfiteatro romano, que se realiza en la madrugada del Jueves Santo en silencio absoluto entre antorchas encendidas.

Los ‘empalaos’ de Valverde de la Vera es una de las tradiciones más sobrecogedoras de la Semana Santa en Extremadura es, sin duda, la procesión de los ’empalaos’ que se celebra en la madrugada del Jueves al Viernes Santo en Valverde de la Vera en la que los penitentes, en cumplimiento de una promesa o ‘manda’, llevan sobre los hombros desnudos un timón de arado de madera, que hace la función de cruz. Con el torso desnudo y el madero atado con sogas, cubierto con unas enaguas antiguas y velo en la cabeza, sobre el que se colocan dos espadas en forma de aspa detrás de la nuca y una corona de espinas, el penitente recorre descalzo las calles del pueblo acompañado por el sonido de tres virutas de arado que cuelgan de la cruz.

En la Fiesta de los Cerezos en Flor un manto blanco cubre cada primavera el Valle del Jerte, en la zona norte de Extremadura. Para celebrar la floración de más de un millón y medio de cerezos, los 11 municipios de la comarca organizan desde los años 70 una fiesta que ha sido declarada de Interés Turístico Nacional y que del 22 de marzo al 6 de abril llenará el Valle de actividades que mostrarán la gastronomía, las tradiciones y la forma de vida de sus pueblos. Hay degustaciones de productos de la tierra (mermeladas, aguardientes, licores, vinos de pitarra…), rutas turísticas, exposiciones etnográficas, mercadillos, representaciones teatrales, conciertos y actividades infantiles.

Cultura, naturaleza y gastronomía

Recorrer América sin salir de Extremadura es lo que propone la Ruta de los Descubridores. En el año en que se conmemora el V centenario del descubrimiento del Pacífico por Vasco Núñez de Balboa, Extremadura ha creado un itinerario que sigue los pasos de figuras de gran relevancia histórica como Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Pedro Valdivia o Francisco de Orellana. La ruta atraviesa la región de norte a sur y une las localidades de Plasencia, Cáceres, Trujillo, Guadalupe, Villanueva de la Serena, Medellín, Mérida, Badajoz y Jerez de los Caballeros.

Extremadura posee también una amplia oferta museística que incluye la historia y el arte de hace siglos y las últimas vanguardias artísticas. En Mérida, el Museo Nacional de Arte Romano (MNAR), diseñado por el arquitecto Rafael Moneo, reúne los hallazgos arqueológicos de la antigua Emerita Augusta y permite una visión muy completa de los tiempos de Hispania. En Cáceres, dos edificios históricos de la zona monumental (el Palacio de las Veletas y la Casa de los Caballos) albergan las colecciones de arqueología, etnografía y bellas artes del Museo Provincial de Cáceres. Con piezas de pintores y escultores extremeños, reúne también obras de Picasso, Miró, Tàpies y Jorge de Oteiza.

Museo Nacional de Arte Romano Mérida Vivir Extremadura

A unos 15 kilómetros de la capital cacereña se encuentra el Museo Vostell Malpartida, situado en el monumento natural de Los Barruecos. Fue fundado en 1976 por Wolf Vostell, uno de los máximos exponentes del arte contemporáneo en Europa. El museo, además de las obras del pintor y escultor alemán, reúne trabajos de Salvador Dalí, Yoko Ono y Gino di Maggio. En la ciudad de Badajoz, el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) alberga colecciones de pintura, escultura, fotografía y producciones audiovisuales de autores de España, Portugal, Argentina, Brasil, México y Cuba, entre otros.

Y si la historia, la cultura y el arte ofrecen mil y una posibilidades en Extremadura, ¿qué decir del inmenso patrimonio natural de la región? Su biodiversidad se traduce en numerosos ecosistemas y paisajes, del bosque mediterráneo al caducifolio, de las zonas semiesteparias a algunos de los mayores humedales españoles. Casi un tercio de su territorio se encuentra bajo algún tipo de protección y hay casi sesenta espacios de gran valor ecológico, entre ellos, el Parque Nacional de Monfragüe, un paraíso para el turismo ornitológico, y el Parque Natural del Tajo Internacional, un espacio que comparten España y Portugal dotado de gran importancia ecológica, pero también de un valioso patrimonio artístico y etnográfico.

En Vivir Extremadura encontrarás información y noticias diferentes de Extremadura.