Nació en Jarandilla de la Vera (Cáceres) y, con 40 años, ostenta tres estrellas Michelin, el máximo galardón de la Guía Roja. “Estos momentos son muy felices para todos nosotros. Gracias por hacernos llegar al más alto reconocimiento al que podemos aspirar los de nuestro gremio. Ahora sólo deseamos poder compartirlo con todos a partir del 27 de febrero del 2013, fecha de apertura de la nueva temporada de Quique Dacosta Restaurante. ¡Nos vemos muy pronto!”, escribe en su blog el chef cacereño Quique Dacosta, que acaba de sumar tres estrellas Michelin en el restaurante de Denia que lleva su nombre.

Quique Dacosta Restaurante, cocinero extremeño, tres estrellas Michelin

Foto extraída del Facebook de Quique Dacosta.

Llegó a Denia con 14 años, siguiendo los pasos de su madre. Comenzó fregando platos, luego fue pizzero y ahora acumula estrellas y reconocimientos: en 2005 mejor jefe de cocina, Premio Nacional de Gastronomía a la mejor publicación en 2009 y que ya tiene los tres soles de la Guía Repsol. Su restaurante ocupa el puesto 40 del mundo según la prestigiosa revista ‘Restaurant. Vive, por tanto, en el Olimpo de los chefs.

Quique Dacosta Restaurante, cocinero extremeño, tres estrellas Michelin

Foto extraída del Facebook de Quique Dacosta.

“Tengo un recuerdo muy especial de mi infancia con la familia sentada en el sofá, frente a la chimenea, porque los inviernos en Cáceres son fríos. Ahora vivo en Denia y allí el tiempo es otro, solo se enciende el fuego dos o tres veces al año”, ha dicho recientemente al Diario Vasco. “Me crié en un entorno muy femenino. Mi madre y mi abuela son modistas y yo les ayudaba. Hilvanaba los bajos de las cortinas y cuando en mi casa hay que coser una cremallera o un botón me encargo yo”, dice también.

También ha hablado de su infancia, y de su madre, a el ‘Magazine’ de ‘La Vanguardia’. “Intentó por todos los medios que olvidara la idea de hacerme cocinero, porque ella trabajaba en el mundo de la hostelería y sabía lo duro que era. Pero no hubo manera. Y es que esa vocación, como la de los futbolistas o los toreros, asoma muy temprano”.

Texto: M.A.F.