Entre timidez y comodidad. Con ganas de hablar pero controlando las palabras. Así se mostraba el joven futbolista del Atlético de Madrid Oliver Torres ante el acto de homenaje que el ayuntamiento de Navalmoral de la Mata, su localidad natal, le hizo por ser campeón de Europa sub-19. Desde agosto se está aplazando la entrega de una placa conmemorativa, “si no fuera una figura, tendría todos los días libres para poder venir; el retraso acredita lo que es”, comentaba el alcalde moralo, Rafael Mateos.

Oliver Torres, Atlético de Madrid, Navalmoral de la Mata

Oliver Torres, en la plaza de Navalmoral. Foto: M.A.F.

“Estoy muy contento y agradecido”, arrancó el joven deportista, que acaba de cumplir 18 años y que a diario entrena con la primera plantilla del Atlético de Madrid. “Yo siempre estaré agradecido al pueblo de Navalmoral por cómo me tratan cuando estoy aquí, por cómo me trataban cuando estaba aquí”, añadió ante la mirada de su padre y su hermano mayor, que lo acompañaron a la recepción en la que también firmó autógrafos y se hizo fotografías. Y es que, sus días de descanso junto a la familia están siendo también de reconocimiento público entre sus vecinos. “La gente me conoce y me alegra que me pidan fotos y que me saquen una sonrisa. No me incomoda, me gusta muchísimo”, explicó.

El futbolista moralo aprovechó el encuentro con la prensa local para hacer un balance muy positivo del año que acaba, en el que debutó con el primer equipo del Atlético de Madrid y en el que se proclamó campeón de Europa, siendo uno de los jugadores más destacados del torneo. De hecho, su juego provocó una especie de ‘boom mediático’ a finales de verano cuando, día sí y día también, aparecían noticias suyas en distintos medios informativos de masas: “La verdad es que al principio fue un boom demasiado para mí, tenía 17 años, no sabía por dónde me venían las noticias, llegué a no leer los periódicos. A veces salía a los partidos un poco presionado para ver qué salía de mí, pero ahora ya estoy relajado y a tope para seguir siendo como soy”.

Y ese seguir siendo pasa por iniciar los estudios universitarios. Después de aprobar la Selectividad el pasado mes de septiembre, el futbolista extremeño ha decidido dedicar este año a sacarse el carné de conducir y a estudiar inglés para, de cara al próximo curso académico, matricularse en educación superior. “Yo quiero estudiar Periodismo y Publicidad, pero la gente del Atleta no me lo aconseja…”, afirmó. Y las risas surgieron entre los presentes…. “Menos mal que se dedica al fútbol”, dijeron.

Oliver Torres, Atlético de Madrid, Navalmoral de la Mata

Oliver Torres en la plaza de Navalmoral. Foto: M.A.F.

Sus escapadas a Navalmoral son cada vez menos habituales, debido a los compromisos profesionales. Pero sí parecen muy fructíferas. “Cuando vengo aprovecho para estar con mi familia y con mis amigos”. Y para subir fotos al Twitter, donde tiene más de 55.000 seguidores, de su vida diaria y de su pasado (¡la última una de su primera comunión!). Y para recibir homenajes: además de la placa, será el protagonista de la Gala del Deporte de Navalmoral. Mientras, sonríe entre la timidez y la satisfacción.

Texto y fotos: M.A.Fernández