Extremadura es una de las zonas que reúne mayor riqueza cultural, gastronómica y paisajística dentro del turismo rural de nuestro país, pero además posee ciertas singularidades en la manera que sus viajeros practican este tipo de turismo y también en el perfil de sus establecimientos.

El primer dato curioso que ofrece el Observatorio de Turismo Rural es que la mayoría de los alojamientos parecen estar en la provincia de Cáceres (81,7%). Teniendo en cuenta el gran consumo interno que hay del producto rural en esta comunidad autónoma, este equilibrio puede generar un flujo de clientes beneficioso para el sector. Y es que podemos afirmar, según los datos, que a los extremeños nos gusta viajar a… ¡Extremadura!

Preferencias del viajero rural extremeño.

Preferencias del viajero rural extremeño.

Extremadura es uno de los principales generadores de clientes para su propia oferta de alojamientos rurales. En el 69,3% de los casos el extremeño elige un destino dentro de su comunidad autónoma, muy por encima de los situados en comunidades autónomas fronterizas (30,7%) o de otros más alejados (25%). En el ranking de preferencias se observa como al extremeño le gusta practicar turismo rural en Asturias, Extremadura, Castilla y León y Andalucía.

Destinos del viajero rural extremeño.

Destinos del viajero rural extremeño.

El propietario de turismo rural extremeño parece también más profesionalizado que el del resto de España por cuestiones como que en un 51,2% indica contar con una base de datos informatizada con la que puede trabajar para sus acciones comerciales.

Asimismo, el 34,1% de los encuestados indica que usa las redes sociales para mantenerse en contacto son su cliente, cifra que supera en más de catorce puntos a la media nacional. Entonces, ¿podemos decir que el turismo rural en Extremadura es un  avanzado en la adaptación a las nuevas tecnologías? De ser así, el valor de la formación es incluso mayor que en el resto de España, ya que hay un interés y conocimiento de base que puede darles ventajas competitivas.

Por último, en el informe del Observatorio de Turismo Rural destacan las diferencias entre Extremadura y la media nacional respecto a los aspectos que más preocupan al propietario local. Mientras a nivel nacional la media apunta al exceso de oferta (48,9%) y la ilegalidad (48,8), en Extremadura se consideran como principales problemas la falta de promoción (48,8%) y la estacionalidad (43,9%).
Tal y como indican los resultados, el perfil del propietario responde a un empresario más orientado a su negocio y que lleva más tiempo en el mercado, y quizá por ello le afecten más las cuestiones externas al sector, que no las internas. Así, su necesidad de verse mejor promocionados y de poder enfrentarse a la baja ocupación de lunes a viernes o en periodos valle serían los primeros asuntos a resolver en Extremadura. Sin duda, la especialización en segmentos como turismo ornitológico puede ser una palanca de cambio y de hecho ya está convirtiendo a Extremadura en un destino de referencia. En Vivir Extremadura encontrarás información y noticias diferentes de Extremadura.