La primavera lluviosa de este año no desluce la presencia de las aves cantoras de las que disfrutamos cuando se abre un claro en la tormenta. Muchas son las especies de paseriformes, como la curruca, collalba gris o ruiseñor, que ya retornaron de su viaje invernal a África. Es precisamente gracias al canto, por lo que detectamos a muchas de las aves, de discretos plumajes, que suelen esconderse entre la densa vegetación de las riberas, o en el matorral mediterráneo que abunda en la Sierra de San Pedro y estribaciones.

Entre las que llegan para quedarse (las reproductoras), esta mañana cantaba la curruca carrasqueña en la Sierra de Mariandrés, antes de desaparecer en la espesura del jaral. Sin embargo, en los llanos de Villanueva del Fresno, eran otras especies las que correteaban en busca de insectos entre los terrones de un barbecho mostrando la peculiar ”T” invertida de su cola: se trata de la collalba gris, que presenta un tornapaso primaveral más laxo que el paso post-nupcial del final del verano. A las collalbas hoy le acompañaba una tarabilla norteña y varias lavanderas boyeras, que caminaban entre las patas de unas ovejas en su deambular por los pastizales extensivos.

Paseriformes collalba gris aves Extremadura birding Vivir Extremadura

De vuelta en la Ribera de Olivenza escucho el primer ruiseñor común de este año. Su inconfundible melodía bien podría conminarme a detener la ruta y disfrutar largos minutos de su trino. También me ha parecido escuchar al zarcero común en la vegetación de la orilla. Estas aves con sus “imitaciones” confunden al mejor ornitólogo.

Se nos irán algunas especies de currucas y vendrán otras, también se marcharán los petirrojos para criar en zonas más norteñas de Extremadura, pero la sinfonía de trinos que inunda el paisaje dibujado por el Guadiana Internacional, merece que saquemos la entrada de primera fila. No podemos perder ni una sola nota.

Guadiana Internacional [Birding in Badajoz, Extremadura]

http://web.dip-badajoz.es/proyectos/guadiana_internacional/

Colaboraciones Fotografía y texto: Juan Pablo Prieto.