Se atreve con todo, pero solo hace lo que le apetece. Le gusta jugar, divertirse y divertir. Se lanza a hablar mientras dispara su amplísima sonrisa allá donde mire. Se la pregunta si tiene miedo a algo, “¿Miedo de qué shiquilla?”. Elsa Rovayo (Ceuta, 1976) cantaba de niña “por Marisol”, luego saltó de tablao en tablao como bailaora, “a cantar todavía no me atrevía”. Hasta que se atrevió y se atrevió con la copla, con el flamenco, con la rumba, con el reggae, con el hip hop con… con el arte que desprende en el escenario y en la vida. “Mi influencia más heavy es Lola Flores”, nos dice, y se lanza a cantar “Cómo me las maravillaría yo”. “El Rap más puro que yo entiendo”. Pura fuerza y pura pasión. Así es La Shica. Y no nos sorprenda si se rapa la cabeza, si huye en bicicleta, si nada entre flores, si nos invita a tomar un té entre maleza… Nada sorprende, toda ella es una auténtica y pura sorpresa.

Texto: Mari Cruz Vázquez y César Serrano

Fotos: Rocío Gallardo