La avutarda (otis tarda) y el sisón (Tetrax tetrax) iniciarán en breve sus particulares cortejos en la comarca de Olivenza.

En la comarca de Olivenza no existen estepas verdaderas. Así las llanuras existentes corresponden a antiguas dehesas que han sido progresivamente aclaradas para, primero abrir zonas de pastos para el  ganado y, por último, para el cultivo de cereal. Estos “llanos”, que ahora encontramos en Villanueva del Fresno, Olivenza, La Albuera o Valverde de Leganés, dependiendo también del tipo de cultivo existente y cambiando con la rotación del mismo, han favorecido el asentamiento progresivo de las especies consideradas aves estepáricas.

La especie más emblemática, por su tamaño y por la parada nupcial tan sorprendente y llamativa que realiza, es la avutarda (otis tarda), que durante mes de abril se concentrará en los conocidos leks donde los grandes machos cortejarán a las hembras y donde los más fuertes conseguirán los harenes más numerosos. Esta comarca posee una de las mayores densidades del mundo para la especie y con un poco de suerte es fácil observarla.

En los cultivos de leguminosas de esta zona, principalmente de garbanzos, otra ave es quien cautiva nuestros ojos a través del telescopio: el sisón (tetrax tetrax), quien desde las zonas más altas, donde ubica su “cantadero”, dará vistosos saltos para atraer a las hembras, que discretamente se acercarán hasta sopesar si el galán es de su agrado.

Avutarda

Avutarda

Otras aves más escasas, y no menos interesantes, son las gangas ortegas (Pterocles orientalis), del tamaño de una tórtola, robustas y crípticas una vez posadas en el suelo desnudo.

Sin embargo, estas áreas desarboladas cuentan con algunas de las aves de discretos plumajes marrones, necesarios para no ser descubiertas en las zonas de escasa vegetación, que cuentan con las melodías más bellas: los aláudidos, entre los que destacamos a las calandrias (melanocorypha calandra), las terreras (calandrella brachydactyla) o las cogujadas comunes (galerida cristata), mientras que durante el invierno las más abundantes serán las alondras.

Además de las especies citadas, no resulta difícil encontrarse con canasteras, aguiluchos cenizos o alcaravanes. La comarca de Olivenza es un destino excelente para la observación de aves. No debemos retrasar nuestra visita una primavera más.

Guadiana Internacional [Birding in Badajoz, Extremadura]

http://web.dip-badajoz.es/proyectos/guadiana_internacional/

Colaboraciones: Fotografía, José Gordillo; texto, Juan Pablo Prieto.