El cambio de nombre de la localidad cacereña se hace efectivo y pasará a denominarse legalmente Higuera de Albalat.

La localidad vecina de Higuera se denominará, a partir de ahora; Higuera de Albalat, tras haberse aprobado el cambio de nomenclatura por el Consejo de Gobierno el pasado 27 de mayo.

Al denominarse Higuera de Albalat lo que se pretende es que la localidad sea identificada más fácilmente con su entorno e historia. Para ello, ha sido preciso consultar archivos históricos municipales, además de adoptar un acuerdo en pleno, que se alcanzó el pasado julio de 2020.

Tras eso, se canalizaron los trámites oportunos para que se aprobasen por la administración regional, para lo que se han amparado en que es una demanda de los vecinos y forma parte de sus señas de identidad históricas.

¿Quieres conocer más sobre Higuera de Albalat?

Higuera de Albalat es, junto a Romangordo y Casas de Miravete, una de las localidades que conformaban la Campana de Albalat, un territorio de gran importancia estratégica para los árabes y dependiente de la Medina Makhada Albalat. La localidad de Higuera de Albalat, situada entre el Parque Natural de Monfragüe y el Geoparque Villuercas, Ibores, Jara, es un enclave privilegiado para disfrutar de la naturaleza. Pero un entorno único no lo es todo, la lista de atractivos turísticos de Higuera es larga: La Ruta Garganta de Los Nogales que da comienzo en la Mina la Norteña, la Medina Makhada Albalat, el Puente de Albalat, y el carácter afable y acogedor de los higuereños esperan al visitante.

Salimos de Autovía A-5 para desviarnos en el kilómetro 200 hacia la antigua Nacional V. Como si la Ruta 66 americana se tratase, la Nacional V ha quedado relegada a trayectos de poco recorrido en favor de la autovía cercana. Esta peculiar situación geográfica proporciona un encanto especial a la zona, sobre todo si adentrarnos en ella significa atravesar el magnífico Puente de Albalat, construido durante el reinado de Carlos I de España y punto estratégico esencial para ejércitos de toda índole a la hora de cruzar el Tajo. Ya en los siglos IX-XII, los árabes fueron testigos de la importancia geopolítica del municipio de la Campana de Albalat desde la ciudadela islámica Makhada Albalat , cuyas ruinas están siendo objeto de excavación por parte de la arqueóloga francesa Sophie Gilotte. Se cree que la fortaleza era la capital de la “Kora” o provincia musulmana que ocupaba el territorio comprendido entre la Sierra de Gredos y Medellín y su función principal era el control del paso por el río Tajo. Tras varias luchas entre musulmanes y cristianos finalmente quedó destruida en el siglo XVII.

Dejamos la excavación para entrar en Higuera de Albalat y la tranquilidad invade nuestros sentidos. La Sierra de Cancho Rebozo y sus buitreras contemplan el devenir de sus habitantes hacia sus quehaceres diarios. Hacia las afueras del pueblo nos encontramos una pista de grava que zigzaguea entre encinas, alcornoques y algunos olivos propiedad de la gente del pueblo, nos lleva a una vieja mina de plomo y zinc, La Norteña, y al inicio de la Ruta Garganta de los Nogales.

Llegamos a la Mina La Norteña, o simplemente la Mina, como la conocen en el pueblo, una antigua explotación de plomo y zinc abandonada que marca el comienzo de la Ruta Garganta Los Nogales. La historia de la Mina, se remonta hacía los años 1913-14 tiempo en el que fue explotada durante 6 o 7 años por una empresa inglesa, la cual le sacó bastante rendimiento. En la actualidad la boca de la Mina se encuentra protegida con una reja para evitar posibles accidentes, pues los pozos de ventilación continúan abiertos.

Siguiendo el margen del río nos topamos con la Atalaya Islámica de Castil Oreja, de difícil acceso y considerada un nexo de unión con la Medina Makhada Albalat, corona la cima de un monte cercano para atestiguar la herencia árabe de Higuera de Albalat. A cierta distancia, encontramos un charco enmarcado dentro del término municipal de Higuera de Albalat, es la Garganta de Descuernacabra, y se encuentra en el primer tramo del Embalse de Valdecañas.

Una de las pocas empresas asentadas en Higuera de Albalat es un pequeño negocio familiar de miel autóctona que poseen los hermanos Isaac y Ruber Amor. Cuentan con una gran cantidad de colmenas por la zona con una variedad de miel del bosque y de flores. Sin duda un delicioso manjar con sabor a pura Extremadura.

El edificio más importante de Higuera de Albalat, es la Iglesia Parroquial de San Sebastián. Construida entre los siglos XVI y XVII con mampostería y granito, es de nave única y posee un retablo de dos cuerpos de estilo clasicista del siglo XVIII. Una talla gótica del cristo crucificado es otra de las joyas del patrimonio religioso de Higuera de Albalat.

Y con este enriquecedor paseo por este enclave único que es Higuera de Albalat nos marchamos con el corazón lleno por el amable carácter de los lugareños, por su historia y por sus impresionantes rincones naturales.

Texto original: Javier Antón

Texto reeditado: Ruth Durán

Fotografías: Rocío Gallardo

Resumen
Higuera pasará a llamarse Higuera de Albalat
Nombre del artículo
Higuera pasará a llamarse Higuera de Albalat
Descripción
El cambio de nombre de la localidad cacereña se hace efectivo y pasará a denominarse legalmente Higuera de Albalat.
Autor