La expedición astronómica ‘Shelios 2012- Carla de Mendoza’, en la que han participado cuatro extremeños, se ha desarrollado con éxito entre el 20 y el 29 de agosto en el sur de Groenlandia,  donde las auroras boreales han podido observarse especialmente bien debido al aumento de la actividad solar y a pesar de las nubes, presentes algunas noches. Fueron compartidas a través de la red gracias al programa europeo GLORIA y seguidas por mas de 50.000 internautas.

La citada expedición ha estado organizada por la Asociación científico-cultural Shelios, un colectivo sin ánimo de lucroque promueve proyectos para divulgar la ciencia. La coordinación de la expedición ha corrido a cargo de su presidente, Miquel Serra-Ricart, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias e impulsor desde el año 2004 del proyecto “La ruta de las estrellas”, que reivindica la aventura del descubrimiento, la pasión por entender el mundo y el espíritu explorador del ser humano.

Este año el proyecto, que intenta despertar en los jóvenes vocaciones científicas, amplió sus objetivos al incorporar el entrenamiento de los participantes en habilidades emprendedoras. El nuevo reto de esta expedición ha sido fomentar en los estudiantes el espíritu innovador para que sean capaces de enfrentarse a cualquier proyecto en su vida, bajo el paraguas del método científico y que así se forjen jóvenes emprendedores científicos.

De la mano del docente extremeño Carlos J. Rodriguez, los estudiantes han entrenado habilidades como la asertividad, la comunicación, la lucha anti-stress, la solución rápida de problemas, la negociación, el conflicto de intereses, la solidaridad, el compañerismo, la confianza, etc.  Los jóvenes estudiantes, entre los que estaba la joven de Navalvillar de Pela Irene Fernández, han aprendido y puesto en práctica diariamente muchas de las habilidades emprendedoras, quizás ayudados por los acontecimientos negativos inesperados (como la pérdida de maletas durante gran parte de la expedición) así como por los positivos…los que ofrece un lugar único. El entorno, de día y de noche, ha sido especialmente motivador para lograr este fin ya que era capaz de potenciar la intensa carga intelectual, emotiva y física.

Expedidión Groenlandia, Sheilos

Equipo que ha conformado la expedición a Groenlandia. Foto: Cedida a Vivir Extremadura

Estos jóvenes estudiantes llevarán consigo una experiencia intensa y un aprendizaje que les va a resultar muy útil como punto de referencia para solucionar sus propios problemas. Ahora les toca a ellos impulsar el gran proyecto de practicar, transmitir, enseñar sus experiencias para hacer justo eso que predica el emprendimiento: intervenir en el propio entorno para mejorarlo.

Los cinco estudiantes participantes en la expedición, procedían de Cataluña, Canarias y Extremadura. Todos ellos participaron en una selección previa planteada por las entidades colaboradoras, CajaSiete en Canarias, CatalunyaCaixa en Cataluña, y el programa ‘Bajo un manto de estrellas’ en Extremadura.

Dentro del equipo de docente destacan los profesionales que han desarrollado las distintas aristas del proyecto para alcanzar los objetivos propuestos. El mencionado Miquel Serra-Ricart ha sido el encargado de transmitir a los participantes qué significa ser científico; Federico Fernández Porredón, catedrático de Secundaria y autor de varios libros de texto sobre astronomía, fue el encargado de conducir las prácticas de los estudiantes. La tarea de entrenar las actitudes emprendedoras estuvo coordinada por el docente y divulgador científico extremeño Carlos J. Rodriguez. Juan Carlos Casado, fotógrafo de estrellas, ha transmitido técnicas de fotografía nocturna.  Además, el explorador polar Ramón Larramendi “transportó” al grupo de estudiantes a la Antártida para contarles, en primera persona, los límites de la mente humana en situaciones extremas.

Aurora boreal, Groenlandia, Sheilos

Imagen de una aurora boreal. Foto: Cedida a Vivir Extremadura

Los otros extremeños participantes en el proyecto han sido José Luis Quiñones, director general y consejero de una empresa internacional que se encargará de ayudar a Rodríguez; y Ana Grajera, periodista responsable de la Comunicación.