En el nuevo número de la revista Vivir Extremadura, Gonzalo Pérez Sarró nos trae la historia del Gigante de Puebla de Alcocer

Decían que en el interior de su mano, de casi medio metro de longitud, podía esconder una barra de pan de un kilogramo. En los primeros años, arrastró su caminar por las angostas calles de su Puebla de Alcocer natal. Aquellos mismos pies condujeron su gigantesca anatomía por las avenidas de la capital y, del mismo modo, su gran y torpe zancada le llevó a descubrir y frecuentar los más sórdidos ambientes del Madrid de mediados del XIX.Llegó a medir 2’35m. Hoy se le conoce como “El Gigante Extremeño”, entonces, según rezaba en los carteles anunciadores del espectáculo en el que se exhibía, su título era el de “El Rey de los Gigantes Europeos”…….