El día 2 de febrero está considerado como el Día Internacional de los Humedales y por ello, son numerosas las actividades que se realizan a lo largo de nuestra geografía. Así, esta fecha nos recuerda lo vulnerables que son nuestros ecosistemas acuáticos y lo amenazados que se encuentran en la actualidad. Una de las asociaciones pioneras en el estudio y conservación de las aves, la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), a través de su grupo local SEO/Badajoz, escogió para este día la visita al Complejo Lagunar de la Albuera, un humedal de importancia internacional  amparado en el Convenio Ramsar de protección de los humedales. En Extremadura contamos con dos lugares Ramsar: el Complejo Lagunar de La Albuera y el Embalse de Orellana.

Foto: Juan Pablo Prieto

Foto: Juan Pablo Prieto

El complejo Lagunar de la Albuera está constituido por un conjunto de lagunas endorreicas de poca profundidad y carácter temporal. Tras varios años sin agua,  gracias a las copiosas lluvias del pasado otoño y el inicio del invierno, muestran todo el esplendor que los aficionados a la naturaleza de la zona, ansiábamos volver a contemplar. Desde Badajoz, camino hacia el humedal, dejamos atrás el “Pinar de Atienza”, donde se encuentran los ejemplares de pino piñonero (Pinus pinea) de mayor porte de la provincia de Badajoz, en concreto sobre terrenos arenosos, en los cuales los pinos se presentan asociados a alcornoques y a algunas jaras y estepas de bajo porte, testigos del antiguo matorral mediterráneo que cubría estos lares. Sin duda, esta mezcolanza de quercíneas y coníferas proporciona un importante sustrato de anidamiento a especies como el Águila calzada (Aquila pennata), el Busardo ratonero (Buteo buteo), el Búho chico (Asio otus) o el Cárabo europeo (Strix aluco), que suelen utilizar estos árboles más altos, de difícil acceso para sus potenciales enemigos. Algunos de ellos, los ejemplares aislados, presentan curiosas colonias de Cigüeña blanca y Milano negro.

Guadiana Internacional