Alcuéscar está situado justo en el centro de Extremadura, a dos kilómetros escasos del Cruce de las Herrerías de la Vía de Plata. A menudo el viajero comete el error de pasar de largo frente a esta villa camino de Montánchez. Casi oculta en los alrededores de la localidad, descubrimos uno de los mejores tesoros de la arquitectura hispano-visigoda del sur de la península, la Basílica de Santa Lucía del Trampal . Las fabulosas vistas del mirador de la Ermita del Calvario, en la cima de la Sierra del Centinela, y las extrañas leyendas y tradiciones locales invitan al visitante a realizar una parada en la localidad cacereña.

Ermita del Calvario

La fundación de Alcuéscar se produjo en el año 830 bajo la ocupación musulmana. Previamente, en el siglo VII, durante el periodo godo y una vez rota la Pax Romana, se construye la Basílica de Santa Lucía del Trampal, un ejemplo de conservación de las construcciones visigodas y alma máter de los comienzos de la localidad. Según D.Tirso Lozano Rubio, autor de La Historia de Montánchez, el topónimo Alcuéscar se refiere a los árabes que la habitaron, procedentes de “Guéscar”, lugar de Andalucía propiedad del Duque de Alba. Probablemente, el sufijo “Al” fue añadido para diferenciarla del territorio andaluz de donde procedían los moriscos. Otros historiadores como Jesús Meneses señalan que el origen del nombre de Alcuéscar proviene de su situación, en lo alto de una cuesta, siendo Alquesta en origen para derivar en Alcuéscar. No hay un acuerdo al respecto aunque la primera teoría parece ser la más adecuada. La independencia de Alcúescar de la vecina Montánchez se produjo en 1602 y se encuentra recogida en un libro-pergamino en los archivos de la villa.

Basílica de Santa María del Trampal

La Arquitectura religiosa

En Alcuéscar abundan ejemplos de arquitectura religiosa, la Iglesia Parroquial de la Asunción, la Ermita del Calvario y la impresionante Basílica de Santa Lucía del Trampal son un buen ejemplo de ello. A principios del siglo XV, había seis ermitas en el pueblo, hoy desaparecidas, y la Orden de Santiago mantenía la Casa de la Encomienda, única representación de la Orden en toda la provincia de Cáceres. Según Angel Hidalgo Valle, autor del libro Alcuéscar y su historia, los primeros edificios documentados de la Encomienda de Alcúescar datan de 1477, siendo comendador D. Juan Méndez de Mocoso. En la actualidad parte de estos terrenos están ocupados por dos casas gemelas construidas en 1921 que dan al número 15 de la plaza. Otras muchas casas del pueblo muestran escudos y blasones en sus fachadas , prueba de la antigua nobleza de la villa.

Vistas desde la Ermita del Calvario

Caminando por las estrechas calles de Alcuéscar, topamos con la Iglesia Parroquial de la Asunción, escondida a los ojos del paseante debido al plano inclinado en el que se encuentra ubicado el pueblo. Se construyó a finales del siglo XV, es de planta rectangular y consta de una nave dividida en cinco tramos. La nave posee 35 metros de longitud por 11 de ancho y la altura hasta la bóveda es de 12 metros. Las dimensiones de la iglesia sugieren una herencia religiosa muy importante en la localidad, vigente hasta nuestros días. Una parada obligatoria para el forastero es la Ermita del Calvario, construida a mediados del siglo XX en honor a la Virgen de Fátima.

Basílica de Santa María del Trampal

Las vistas desde lo alto de la Sierra del Centinela son espectaculares y la atalaya forma parte de la Red Regional de Miradores. El viajero se verá recompensado con una impresionante panorámica de las Sierras de Montánchez y de San Pedro, que delimitan el fin de la penillanura por el sur. Para visitar la Ermita del Calvario basta con seguir la calle Cristobal Colón hacia arriba y llegaremos a un camino de tierra lo suficientemente bueno para subir en coche. Pero la edificación más espectacular de todas es sin duda la Basílica de Santa Lucía del Trampal, construida a finales del siglo VII y considerada como una de las mejores conservadas de la arquitectura hispano-visigoda. Es la única que permanece en pie en el sur de la península. El Manantial del Trampal del que toma su nombre se encuentra en un naranjal a unos 200 metros de la misma. Pegando con la basílica existió un monasterio de monjes con reflectorio, biblioteca, sanatorio y almacenes. Fue abandonado en el año 850, tal vez por conversión general de la población al islamismo o la migración a las ciudades. La basílica y el monasterio permanecieron olvidados durante casi cuatrocientos años. Durante La Guerra del Independencia, sufrieron su crisis definitiva en la Batalla de Arroyomolinos (1881), convirtiéndose en un baluarte defensivo frente al invasor.

Interior de la Basílica

En la actualidad, la hercúlea sillería de sus muros permanece intacta y conforma una ermita de una sola nave, muy cortita y con un amplio crucero, que da forma a tres pequeñas capillas en la cabecera. Cerca de cincuenta de los sillares utilizados en su construcción tienen inscripciones romanas. Seguramente fueron reutilizados de una casa romana del siglo IV, ubicada a dos kilómetros de Alcuéscar. Del monasterio ya no queda nada, excepto las ruinas de un viejo molino propiedad de los colonos vivían en los alrededores del conjunto basílica-monasterio. Se cree que también debió de existir una herrería debido a las vetas de hierro que abundan en el lugar. El Cruce de las Herrerías de La Vía de la Plata obedece a esta explicación. Los vecinos de Alcuéscar tiene el privilegio de asistir a misa en la basílica el Día de los Difuntos y, antiguamente, en el día de La Jira, romería local que se celebra el lunes de Pascua. Para llegar a la Basílica de Santa Lucía desde el centro de Alcuéscar sólo hay que coger La Calle de La Fuente dirección sur y seguir una carretera estrecha pero bien asfaltada hasta el final. El Centro de Interpretación a las puertas de la finca ofrece una información muy completa sobre la historia de la construcción y los alrededores.

Casa de la Encomienda

Leyendas y tradiciones

Volvemos al centro urbano de Alcúescar aún impresionados con nuestra visita a Santa Lucía del Trampal. Por el camino, Ángel Hidalgo, historiador local, habla de las leyendas del pueblo, de los Aullones y de las Ánimas Benditas, tradiciones insólitas que enriquecen el ya de por sí extenso folklore extremeño. Antiguamente, dice Ángel, no estaba bien visto que un hombre entrase en la casa de una mujer. Si querían estar juntos, a salvo de la vista de los vecinos, quedaban de acuerdo en el día y la hora. Al oscurecer, el hombre se vestía de aullón, o sea, se cubría con una sábana blanca y se colocaba en la cabeza una olla con agujeros dentro y una luz. Cuando al mozo le parecía que era la hora, salía a la calle para dar unos aullidos amplificados por un canuto de cartón a modo de trompeta: – ­Aahúuuuuuuu!, ­ Aahúuuuuuuu….! Aullando, el “fantasma” daba vueltas por el barrio y cuando nadie podía verle entraba en la casa de la amada. En las noches de verano, las mujeres iban con la fresca a por agua a la Fuente del Castaño, éste era el sitio preferido de los aullones; se subían encima de la fuente y así cortaban el paso del resto de las calles.

Fuente del Castaño

Ángel continúa hablando de las Ánimas Benditas, de cómo las alcuesqueñas penitentes hacían una promesa a las ánimas si intercedían por ellas en algún asunto en su beneficio. “Hablaban con el cura para que les cediese una campanilla y así pedir por las ánimas por las noches, enlutadas de la cabeza a los piés…tiling…tiling…¿Ánimas? tiling…tiling…¿Ánimas? Las limosnas recaudadas se destinaban a misas en favor de las almas que vagaban por el Purgatorio.”

Pasamos por la Fuente del Castaño y , desafortunadamente, no hay aullones ni ánimas esperándonos. La etapa final de nuestro recorrido nos lleva a la Charca del Cura, una de las muchas lagunas que brotan a la sombra de Alcúescar. Los alcuesqueños aficionados a la pesca disfrutan de una tarde tranquila y todo parece seguir igual que hace 1.200 años, en calma y en perfecta sintonía.

Charca del Cura

Texto: Javier Antón

Fotografías: Rocío Gallardo

Agradecimientos: Ángel Hidalgo Valle, Autor de Alcúescar y su historia

 

[toggle title=”Galería de fotos”]

[/toggle]