El Diario Oficial de Extremadura ha publicado recientemente la resolución por la que se abre el expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) al Yacimiento Arqueológico de Albalat, de Romangordo, en la categoría de zona arqueológica. El objetivo es reconocer y proteger este elemento relevante del patrimonio cultural extremeño.
Tras la publicación en el DOE de la resolución por la que se incoa el expediente, se abre un periodo de un mes para el trámite de información pública.

Albalat

Imagen de un sondeo. Foto: Sophie Gilotte.

El Yacimiento Arqueológico de Albalat es una fortificación de época musulmana instalada sobre una plataforma que domina la ribera izquierda del Tajo y que permitía controlar el segundo paso del curso medio del río tras Alcántara. Conocida desde el siglo X, es mencionada de manera reiterada en las fuentes textuales tanto árabes como cristianas a partir del siglo XII.

Pasó definitivamente a manos castellano-leonesas hacia 1230 y fue rápidamente abandonada, aunque su estratégica situación sobre uno de los únicos puntos para cruzar el Tajo impidió que cayera para siempre en el olvido. Elementos particularmente destacables dentro del Yacimiento de Albalat son las murallas, los sondeos 1 y 2 abiertos durante cuatro campañas de excavaciones llevadas a cabo por voluntarios, el barrio altomedieval extramuros (en el que se ha encontrado el único baño musulmán que se ha descubierto en Extremadura fuera del ámbito de Mérida) y la necrópolis.

Albalat

Excavaciones de Albalat. Foto: Sophie Gilotte.

Este yacimiento arqueológico es importante para la comprensión del periodo islámico en la Comunidad Autónoma y de todo el Sur Peninsular, principalmente, porque permanece “fosilizado” desde el siglo XIII y, al margen de la ruina provocada por el abandono y el paso del tiempo, no ha sufrido grandes transformaciones hasta nuestros días.

La muralla, de forma poligonal, discurre a lo largo de un perímetro de aproximadamente 450 metros, que presenta tramos destruidos y un espacio intramuros de unas 2,5 hectáreas. Particularmente interesantes por el alzado conservado, si bien en muy mal estado, son las torres 1 y 2 del frente sur.

En el interior del recinto amurallado se han realizado dos sondeos destacables. El sondeo 1 ha puesto al descubierto los restos de una gran vivienda con fachada principal sobre una calle pavimentada de forma rudimentaria. El sondeo 2 ha sacado a la luz diferentes estructuras de las que no se ha podido establecer su función.

Albalat

Imagen de una casa. Foto: Sophie Gilotte.

Ahora, gracias a las excavaciones, sabemos que tuvo un final trágico y otras muchas curiosidades históricas más. “Con los datos recogidos a lo largo de las cuatro campañas se empiezan a formular ya de una forma un poco más sólida algunas hipótesis de trabajo, como la prolongada vida que tuvo la madina, su brusco y súbito final en época almorávide (mediados del siglo XII) a raíz de un asedio seguido por un expolio y destrucción sistemática de los edificios. Algunos de estos presentan indicios de incendio masivo, lo que ha permitido que se conserve la madera carbonizada de las techumbres, o por ejemplo, restos de alimentos almacenados en una estancia (almendras, aceitunas, cereales..). El expolio habrá afectado a los artefactos con más valor, mientras que los objetos cotidianos (herramientas agrícolas como hoz, podadera, etc.) se han quedado in situ. Sin embargo, algunos datos nos hacen suponer que en su momento de más vitalidad este asentamiento fortificado actuaba como un nudo de comercio, donde llegaban las últimas novedades (cerámica de lujo, arquetas, juegos, etc.)”, ha explicado la francesa Sophie Gilotte, que desde 2009 lidera las excavaciones arqueológicas, a Vivir Extremadura.

Albalat

Excavación. Foto: Sophie Gilotte.

Protección del entorno

La declaración como BIC implica no solo la protección del bien, sino de un entorno. En este caso se establecen como límites de dicho entorno 90 metros por el norte, sur, este y oeste, concretamente por el sur hasta la actual carretera Nacional V, excluida ésta.

No obstante, por el lado suroeste se incremente ligeramente el perímetro de protección con objeto de incorporar al mismo en su totalidad el molino de la Garganta de la Canaleja, incluido su embalse. También se encuentran dentro de la delimitación protegida los tramos correspondientes a la carretera de Higuera y Romangordo y a la cañada del Puerto de Miravete, el puente del siglo XIX correspondiente al antiguo camino real (antigua carretera Nacional V) y la llamada Garganta Canaleja.

Albalat

Objeto encontrado en Albalat. Foto: Sophie Gilotte.