Ruta por Las Hurdes

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Panorámica de Martilandrán

En el extremo norte de la provincia de Cáceres, entre la Sierra de Gata y el río Alagón se encuentra esta singular comarca. Cinco valles son responsables de que la orografía se muestre sorprendente. Según nos adentramos por los pueblos y algunas de las treinta y ocho alquerías de Las Hurdes, vamos descubriendo una naturaleza que se pre- senta indómita y desafiante, a pesar de la mano del hombre que se aprecia en la construcción de los bancales de olivos y en las colmenas que encontramos a cada paso. Uno tiene la sensación de ser un privilegiado por contemplar todo lo que Las Hurdes ofrece, sin embargo, se trata de una tierra que arrastra un pasado
de leyenda negra que no ha logrado desaparecer totalmente.

Meandros del río Alagón

Muchos de sus habitantes han sufrido en sus carnes la utilización que de su imagen han hecho algunos “intelectuales”, que aún en nuestros días siguen empeñados en mostrar una imagen ajena a la real, para seguir explotando un perfil similar al que mostró Luis Buñuel en “Tierra sin pan”. Por este motivo, a pesar de que saludamos y hablamos con todos los vecinos que nos encontramos en nuestro viaje, éstos se muestran reacios a dejarse captar por la cámara.

Vecina de El Gasco

A rutas como la de los Olivares, la del Chorrito de Ovejuela, la de la Senda de los pastores o a la que se conoce como Senda al corazón de Las Hurdes se ha sumado recientemente otro nuevo itinerario. Se trata de un recorrido que puede elegirse como un fin en sí mismo, pero que nosotros hemos utilizado como excusa para recorrer la riqueza natural de Las Hurdes: la ruta por los centros temáticos. Esta ruta está conformada por seis nuevos espacios que dan la imagen de la comarca, de sus valores más significativos y de su identidad. Se ha conseguido rehabilitar tres antiguos molinos de aceite y tres casas hurdanas, ofreciendo al viajero, desde hace unas semanas, la posibilidad de adentrarse en seis pequeños y modernos museos.

Bancales Hurdanos

Iniciamos la ruta por el Centro de Interpretación que se encuentra más al sur de la comarca, el que se sitúa en Ovejuela, alquería de Pinofranqueado, que alberga un museo de la miel (la miel se utiliza en una gran variedad de recetas gastronómicas, guisos de primer y segundo plato como el cabrito al polen pero lo más característico son los postres: los bollos fritos, las floretas, los matajambres…) en el que incluso se ha recreado el sonido de las abejas. La apicultura es una de las bases de la economía de Las Hurdes, que emplea alrededor de unas 200 personas. Tanto es así, que en Pinofranqueado se está creando una cooperativa de miel, de las más grandes de España, a la que se están uniendo apicultores de otras regiones. Surge así una cooperativa que instalará su sede en esta población hurdana, una de las mayores productoras de polen.

Ovejuela

Otra de las actividades económicas de la zona es la agricultura, principalmente el olivo, que se hace más visible en Las Hurdes bajas, donde el paisaje incorpora los bancales y pequeñas fincas. Es en Casar de Palomero, tradicionalmente olivarero, en un antiguo molino que se ha utilizado hasta no hace mucho tiempo donde se ha instalado el museo del Olivo. Seguimos el camino hasta Cambrón, alquería en la que se ha situado el Centro de Interpretación del agua y del Medio Ambiente. En este espacio se da a conocer la flora y la fauna del paisaje hurdano, con especial atención al agua. Uno de los grandes atractivos de la ruta es contemplar el fluir de pequeñas corrientes de agua, fuentes o pequeños charcos y atravesar sus variopintos puentes.

Centro de Interpretación de Ovejuela

El siguiente destino es El Gasco. En este centro se ha rendido homenaje a la casa hurdana. Es precisamente en esta alquería donde mejor se aprecia el afán de los hurdanos que han conseguido trasladar la tierra hasta un terreno donde instalar su huerto para cultivar. En cuanto a su arquitectura, sus casas construidas en piedra y pizarra, pegadas a la tierra, son uno de los mayores exponentes del respeto de estas gentes por su identidad. Un respeto por las tradiciones que queda reflejado en fiestas como el Carnaval Hurdano. Conservan la celebración pagana en la que los vecinos se atavían con pieles de animales y cuernos de cabra, consiguiendo la mezcla de hombre y animal. Una fiesta que en esta edición se celebrará en Casar de Palomero.

Destaca otra celebración, La Enramá, declarada de interés turístico regional, una fiesta que se viene celebrando desde hace más de cien años. La tradición consiste en unir parejas, novios por un día. Se celebra en Pinofranqueado durante el mes de agosto. El sorteo de parejas lo realizan los hombres y así empieza la fiesta que se prolonga desde el jueves hasta el domingo. Durante estos días se hacen alboradas, migas, el chico va a casa de la chica y allí se le invita a tomar sus dulces típicos, además de conservarse otras tradiciones como la de colocar un ramillete de flores en la solapa del chico. Por la noche se sale a la calle donde espera la charanga y en la plaza los solteros disfrutan de una original danza. Dicen que ha salido más de un matrimonio de la Enramá o al menos muchos han tenido pareja por un día.

Ríomalo de Arriba

Por último citaremos la matanza hurdana, que se celebra durante los meses de marzo o abril, en la que se recrea una matanza al modo tradicional, como se hacía antiguamente en las casas. Una estupenda ocasión para degustar manjares como el magro, la morcilla de acelgas (típica de Las Hurdes) , careta… pan y vino.

La artesanía de la comarca se ha situado en el centro de Interpretación de La Huetre donde se muestran: casitas en miniatura, figuras en barro, mimbre, cestería de castaño, piezas realizadas en bálago (la paja del centeno), sombrero, bordados, pipas, candiles, utensilios de hojalata o instrumentos musicales como las castañuelas. Por último llegamos a Riomalo de Arriba, donde se encuentra el último museo de la ruta, de la que, para ser sinceros, nos hemos desviado más de una vez, para admirar cómo los rayos de luz aparecían entre los árboles, para admirar los espectaculares meandros de Martilandrán o para comprobar que las mimosas están a punto de florecer. En Riomalo de Arriba logramos hablar con los tres únicos vecinos que aún hoy viven en esta alquería, que se resiste a desaparecer. En este centro se muestran Las Hurdes de una forma general, algo que ya hemos apreciado durante esta maravillosa ruta.

Centro de Interpretación de Casar de Palomero

• Centro de Interpretación de la miel y la abeja. Ovejuela, alquería de Pinofranqueado.
• Centro de Interpretación del olivo.Casar de Palomero.
• Centro de Interpretación del agua y el medio ambiente. Cambrón, alquería de Caminomorisco.
• Centro de Interpretación de la casa hurdana.El Gasco, de Nuñomoral.
• Centro de Interpretación de la artesanía. Huetre, de Casares de las Hurdes.
• Centro de Interpretación e Información de las Hurdes. Riomalo de Arriba, alquería del Ladrillar.

Texto: Patricia Hernández
Fotografías: Álvaro Fernández Prieto

Compartir.

2 comentarios

  1. Pingback: Vivir Extremadura – Tintín vive en Villanueva del Conde

  2. Pingback: Vivir Extremadura – IV Ruta Senderista “Alfonso XIII”- Casares de Las Hurdes- Las Mestas (Cáceres)

Deja Una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies