Luis Pastor, Cantautor

[youtube id="BNlnxu8Q1Hg" width="600" height="350"]

Hace ya muchos años que salió de Berzocana, su tierra natal, para instalarse en Madrid, en su queridoVallecas, donde siguió ejerciendo de extremeño, y sobre todo de cantautor, un término que lleva con orgullo, a pesar de que muchos renegaron del mismo al llegar los años 80, con la democracia.

“Hay quien piensa que ser cantautor es sinónimo de aburrido, de coñazo, pero para mí es alguien que canta lo que compone, y no reniega de la lucha, de denunciar cosas como la guerra de Irak. A pesar de no contar con el apoyo de las multinacionales, seguimos siendo la voz y la memoria de una generación, aunque pretendan reescribir la historia y borrarnos de un plumazo”.

A lo largo de su trayectoria musical, Luis Pastor se ha mantenido firme a su compromiso con valores como la defensa de los marginados, la lucha obrera o la espiritualidad que impregna todas sus canciones, en un deseo de encontrarse consigo mismo: “Creativamente no hay nada gratuito; cantar o crear es consecuencia de cada trayectoria vital; para mí el verdadero triunfo es ganarle al tiempo la partida por el engrandecimiento personal”.

En los años 80 se anticipó a la crisis de las discográficas, y por ello se costea la grabación sus discos y puede permitirse marcar el ritmo y la libertad de su trabajo: “Hace poco me llamaron de Sony Ariola y van a distribuir mi próximo disco”. De este modo la obra sigue siendo de Luis y la compañía se encarga de ponerla en el mercado:“Quienes dan continuidad a mi música son las nuevas generaciones, que me han descubierto y recobran con sus padres mis canciones de ayer y de hoy, y van juntos a mis conciertos. Es una experiencia que te une a la realidad”.

Desde Madrid, regresa a Extremadura con asiduidad “acabo de estar quince días en Badajoz, grabando una serie para TVE sobre la memoria histórica, son cinco programas prologados por Justo Vila y Gutiérrez Aragón, entre otros; además, mi padre y mi hermano volvieron a Berzocana y viven allí, dedicados al campo, a su huerto, a sacar adelante a su familia”.

De la gastronomía de la tierra “me gusta todo, a pesar de que soy un ulceroso. Me encantan desde los platos más pobres, del huerto, del trigo, del cerdo, las migas, el ajoblanco, el cochifrito… Hubo una época en la que aborrecí los garbanzos, porque comíamos cocido a diario; tampoco podía ni ver las sopas de tomate o patata por lo mismo, pero ahora he recuperado el sabor: Comer es un disfrute d todos los sentidos”.

Cuando quiere perderse, cuando busca un lugar en el que sentarse a componer, recuerda Güimar, el pueblo canario de su inseparable compañera Lourdes, donde se sienta frente al mar, “porque quien mira la horizonte mira a su interior”En Berzocana “me pierdo en la memoria y en la nostalgia, en el sonido de las campanas, en el ruido de unos pasos en las calles, en las puestas de sol”.

Reconoce que Extremadura es una tierra que ha cambiado mucho en los últimos años, a pesar de que “aún hay quien se sorprende al descubrir que no es un páramo, sino una tierra con zonas tan verdes como el Valle del Jerte o el Ambroz”. Pero donde Luis Pastor se encuentra realmente cómodo sobre un escenario, cantando con su guitarra, en bares, teatros o auditorios, más allá de modas, estilos y conveniencias. Auténtico y fiel a sus principios.

Dejar un comentario

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR