LA LUNA AL FUEGO Y LA MOJÁ DE LA VARA, EN ZAFRA

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Zafra celebra hasta el 1 de julio su festividad De la Luna al Fuego.

 Esta festividad, nacida en el año 2000 para conmemorar el Siglo de Oro y el esplendor de la villa bajo el gobierno de los Duques de Feria, fue declarada De Interés Turístico Regional por el Gobierno de Extremadura en 2014. En esta ocasión se celebrará del 22 de junio al 1 de julio.

Entre sus actividades se encuentra  el Ajedrez Viviente que se va a celebrar el domingo día 24 a las 21.00 horas en la plaza Grande y la hacen en esta ocasión la partida de ajedrez, diseñada por el ajedrecista Daniel Gragera, estará dramatizada con la historia de los enfrentamientos entre un boticario judío y el Duque de Feria. Para dirimir sus intereses se forman dos ejércitos (blancas y negras) y la partida de ajedrez decidirá quién gana en el litigio. Las 32 piezas del tablero y todos los personajes que participan en la obra, partirán a las 20.45 horas desde el Centro Sociocultural García de la Huerta en la calle Huelva hasta llegar a la plaza Grande.

El 23 de junio, coincidiendo con la Noche de San Juan, se llevará a cabo una iniciativa única en Extremadura: la Mojá de la Vara, de carácter interétnico. Una antigua tradición que ha sobrevivido al paso de los siglos y que coincide con el solsticio de verano.

La “mojá de la vara” es un acto pagano lleno de simbolismo, una clara exposición de lo que son las tradiciones de los gitanos extremeños, hace tiempo  este pueblo era nómada y dormía en praderas, junto a los ríos. Ellos fueron los que empezaron a utilizar el agua viva para manifestar sus necesidades espirituales, de la misma forma que en el Mediterráneo fue el fuego.

La tradición dice que si a las 12 de la noche mojamos nuestro cuerpo en agua nos purificamos, y que si mojamos la herramienta de trabajo (entonces las varas, que se usaban para mover a las bestias), el trabajo iría mejor. Si además se mojaba el bolsillo, entrarían los bienes. Actualmente la gente que asiste a esta celebración moja la cartera y también las varas con las que se mantiene viva la tradición. Es una forma de unir el pasado con el presente y un regalo de los gitanos al pueblo de Zafra por la convivencia real que existe entre gitanos y no gitanos en esta ciudad, que es ejemplo para otros puntos de la geografía extremeña.

.

 

 Texto: B.C y Ayto Zafra.

Publicado por Vivir Extremadura

 

 

Compartir.

Deja Una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies